lunes, 3 de octubre de 2011

Exposiciones solicitando la Reforma del Real Decreto de 23 de octubre de 1894

Prólogo

El siglo XIX en España se despedía con la Regencia de María Cristina de Habsburgo. Durante sus diecisiete años de reinado se había producido la derrota de la armada española y la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas y, además, tenía lugar la primera guerra de Melilla. Hay que reconocer que a pesar de que los últimos años de la Regencia sumieron al país en una grave crisis, se habían llevado a cabo, sin embargo, novedosas reformas urbanísticas. Se construyeron nuevos barrios, llamados periféricos. Las calles se empedraron y se instaló el alumbrado público con farolas de gas. Aparecieron los transportes públicos. Los primeros fueron tranvías tirados por caballos. Aparecieron los primeros automóviles y los periódicos. El teatro, el circo y los bailes eran las mayores diversiones.


La Línea de la Concepción, por entonces, gozaba desde el año 1870 de una bien lograda independencia. En tan corto espacio de tiempo había visto aumentar su censo poblacional hasta los 13.862 habitantes. Gozaba de un desarrollo extraordinario y sus industrias estaban en constante progreso. Contaba con más de trescientos huertos cuyos productos abastecían diariamente tanto a la Villa como a la vecina plaza de Gibraltar. Asimismo, contaba con el importante recurso de la pesca que sostenía varias fábricas de salazón y diferentes sociedades exportadoras de pescado fresco. Existían dentro de la población cuatro talleres para labrar la piedra de las canteras del término...
Una extensa relación de estos logros acompañaba a una instancia que dirigía la Corporación Municipal, a la sazón presidida por Agustín Acedo del Olmo, al Exmo. Sr. Ministro de Hacienda, el 7 de noviembre de 1894. En dicha instancia se solicitaba la reforma del Real Decreto de 23 de Octubre de 1894. El Real Decreto era consecuencia de un desafortunado informe sobre la Aduana de La Línea de la Concepción que el Ministro había elevado a la Reina Regente.

La Asociación Linense para la Defensa del Patrimonio y el Medio Ambiente ha realizado un particular esfuerzo para dar a conocer estos acontecimientos y ha considerado que nada mejor para tal fin que reeditar el cuadernillo publicado en 1894 por la Corporación, en el que se detalla la instancia, el informe del Ministro a la Reina Regente y el posterior Real Decreto.
Dentro del panorama historiográfico linense, esta exposición es de los pocos manuales de La Linea datados en esa época. Es una obra sencilla, detallada y minuciosa, copiosa en buena información y escrita
con tal orgullo por la tierra que, cualesquiera que fueren los defectos  que tuviere, habrían de disimularse en gracia a la unción que en ella se puso.

Puede, por tanto, que este sea, con sus defectos, uno de los retazos históricos de La Línea que se conserve impreso, lo que hace más meritoria la decisión de ALDEPAMA que de nuevo ha sentido la necesidad de rescatar del olvido a aquellos hombres que supieron defender su tierra y su libertad. Para ello ha realizado, esta vez, la reimpresión en facsímil del antiguo cuadernillo, a la que ha incluido este prólogo, de modo que también la tipografía, la composición de las páginas y la presentación acerquen al lector interesado y le introduzcan en la época y el ambiente en el que fue escrito.

                                                                                                  Manuel Gil Fornell
































Documento cedido por Alberto Bonelo Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario